ALBUM DE LA REVOLUCIÓN, 1959

  • Posted on 21st April 2007
ALBUM DE LA REVOLUCIÓN, 1959

MUNEQUITOS-LOGO
Hoy se inaugura este nuevo espacio donde se presentarán, cada domingo, historietas visuales de 1959 y, si es posible, de las décadas de 1960 y 1970. Vamos a empezar con una serie llamada “Álbum de la Revolución”, publicado en 1959, que me ha llegado gracias a Josefina de Diego. Cada domingo se presentará una página o dos— cada página tiene nueve “postalitas”, con excepción de las páginas centrales, las de los comandantes, que tienen ocho cada una, hasta el final.

ÁLBUM DE “POSTALITAS”.
Las personas mayores de sesenta años saben bien qué eran estos cuadernos. En la década de 1950, y antes, los niños coleccionaban postalitas que vení­an con dulces y caramelos (para añadir interés a las distintas marcas y vender más) y las pegaban en álbumes, confeccionados para guardar las “postalitas” en forma de libro modesto. La costumbre se remontaba hasta los comienzos del siglo XX, cuando los padres y los abuelos coleccionaban fotos de actrices o modelos “provocativas” que aparecí­an en las cajas de tabacos o en otras mercancí­as. En los cincuenta habí­a álbumes de peloteros famosos, de cantantes, de actores y actrices, de cómics, de animales, de todo… Los niños intercambiaban postalitas, era parte de un juego. Las raras o difí­ciles de conseguir eran muy valiosas porque habí­a que llenar el álbum a toda costa. Los trueques podí­an llegar a ser muy conflictivos. En los primeros meses del triunfo de la Revolución, se confeccionó un álbum “al calor del entusiasmo general y a partir de la idea de alguna impresora de la época, claro que privada” donde se recogí­an las historias, idealizadas, de la lucha insurreccional y de sus protagonistas. Los niños de la época tení­an sus álbumes llenos de postalitas revolucionarias, que se perdieron con los años.

Pulse aquí para ampliar la imagen y ver las primeras 8 postalitas.

This article has 1 comment

  1. En esta portada ya se avizora la tragedia: Martí­ en el cielo, con halo de Virgen de la Caridad, los burdos sí­mbolos de los “casquitos” malvados y los soldados fidelistas viriles, audaces, fragor de la batalla “heroica” y SU figura: el gesto sacrificado, amable, martirizado, empuñando con desgano el fusil, mirando a otro lado (se supone que “al futuro luminoso”.) í‰L preside la portada y todo es pequeño ante su presencia. El álbum es una joyita.