Cuba: No hay tal lugar
por Mariana Lendoiro

  • Posted on 27th July 2007
Cuba: No hay tal lugar por Mariana Lendoiro

Hoy voy a salir de la década de los años ’60 para ofrecerles una lectura que recomiendo. Escrito en el año 2005 por Marta Eugenia Rodriguez, bajo el seudónimo de Mariana Lendoiro, este pequeño libro se titula “Cuba: No hay tal lugar”.

Para facilitar su lectura, lo he dividido en 4 archivos. Pulsen los tí­tulos siguientes para abrir.

Parte 1
Parte 2
Parte 3
Parte 4

This article has 12 comments

  1. Connie: Un libro muy triste y muy bien hecho. Excelentes fotografias y diseno. El glosario del habla popular (de cuando yo naci, in Havana) es tambien un tesoro. Las postalitas de la edicion misteriosa y secuestrada que remiti a EHB, debieron reaparecer aqui primero. Pero de todos modos complementan su precursora tarea de rescate y por eso me gusto mucho que el las anunciara como un regalo. Un abrazo y muchas gracias.

  2. Muchas gracias Machetico por los dos regalos— la noticia del album misterioso y ahora tus palabras.

    Abrazos

  3. Anna, por lo que se va a primera ojeada, bueno este libro sobre la Hecatombe. Y lo del habla popular no tiene desperdicio. Hay que agradecerte que sigas ahí­, como Van Van, rescatando tantas cosas de interés. Saludos.

  4. ¡Gracias Duanel! Faltan muchas cosas por colgar de mi baúl. Algunas joyas quedan, creo yo. Disfruto compartirlas.

    Abrazos

  5. Sí­ que es duro este libro. Lo leí­ hace poco viajando de La Habana a Matanzas, y me destrozó. Es muy valiente también el texto. Un abrazo, Connie. trataré de reseñarlo en mi blog.

  6. Saludos, Ana. Enlacé esta propuesta tuya en Fogonero Emergente. ¿Se podrí­a bajar el documento? Un abrazo.

  7. Gracias, Jorge, y Jorge Alberto! Pueden bajar al libro todo el que quiera. Lo ofrezco para compartirlo.

    Saludos

  8. Qué decirle, Connie… belleza y tristeza van de la mano en estos textos como van de la mano tantas y tantas veces cuando uno camina por la isla.
    Cierto que en muchas ocasiones también la belleza y la gozadera se dan la mano en esos mismos lugares.
    Gracias por hacernos partí­cipes de ese hermoso trabajo.

  9. Voy a perdir disculpas. La llamé Connie y quizás debí­a haber dicho Anna. No importa demasiado ¿cierto?
    Gracias otra vez por lo que nos regala, no sólo esta vez.

  10. ¡Bienvenida y gracias, Estrella! Es igual cual de mis dos nombres se usa. Gracias por la gentileza.

  11. Anna, muchas gracias por compartir el precioso texto de Mariana Lendoiro. Me llamó la atención un comentario de la autora sobre “Tengo” de Nicolás Guillén (p. 21). Alguien podrí­a explicarme ¿por qué está prohibida la lectura de dicho poema en Cuba? A los lectores que hayan gustado del libro de Lendoiro les recomiendo el de Wendy Guerra, Todos se van, ganador del Premio Bruguera, 2007, en España.

  12. Es cierto que la novela de Wendy Guerra es buena, razón por la que atrajo la crí­tica malsana de los oficialistas de la cultura en la isla.
    No es que “Tengo” esté oficialmente prohibido, sólo está arrinconado y silenciado porque lo que dice es -para estos tiempos- considerado subversivo. En general, Guillén, muy injustamente, ha pasado de ser el “glorioso Poeta Nacional” de la revolución a ocupar un incómodo sitio en la historia de la literatura cubana del perí­odo castrista.

    Como se puede leer en este fragmento, lo que pudieran haber tenido los cubanos lo dejaron de tener y decir estas cosas hoy, es más propio de opositores:

    Tengo, vamos a ver,
    que siendo un negro
    nadie me puede detener
    a la puerta de un dancing o de un bar.
    O bien en la carpeta de un hotel
    gritarme que no hay pieza,
    una mí­nima pieza y no una pieza colosal,
    una pequeña pieza donde yo pueda descansar