La marcha de los hombres, por Guillermo Cabrera Infante
Lunes de Revolucion, suplemento literario del periodico Revolución
4 de enero, 1961, pp. 39-41

  • Posted on 27th December 2008
La marcha de los hombres, por Guillermo Cabrera Infante Lunes de Revolucion, suplemento literario del periodico Revolución 4 de enero, 1961, pp. 39-41

El artí­culo que aquí­ se ofrece es una fotocopia obtenida de la biblioteca de Princeton University, cortesí­a del escritor Duanel Dí­az. Creo que muchos lectores lo encontrarán de interés. Fue escrito cuando Guillermo Cabrera Infante era el director de la famosa revista literaria Lunes de Revolución, suplemento de Revolucion, el diario oficial del Movimiento 26 de Julio. Este mismo año la revista fué suprimida por el gobierno revolucionario. Su último número salió el 6 de noviembre de 1961.

¡Gracias, Duanel!

Pulse aquí­ para abrir.

This article has 6 comments

  1. Buen rescate. No habrá verdadera historia de la literatura cubana de la revolución hasta que no conjuntemos los antes y los después del exilio, y ambos “durantes”.
    Gracias, Connie, como siempre. Y a Duanel.

  2. Deberí­amos entonces hacer una antologí­a con los artí­culos de José Lezama Lima, Heberto Padilla, César Leante, Virgilio Piñera, y de todos aquellos que escribieron artí­culos laudatorios en esa misma revista y en la misma época. Les sugiero que revisen los números de Lunes de Revolución, para que vean que GCI no fue el único.

  3. o reeditar una seleccion de la revista en facsimil/libro…

  4. Gracias por los comentarios. Un artí­culo de Rosa Montero que viene al caso, quizás:

    http://www.elpais.com/articulo/ultima/Ano/nuevo/elpepuopi/20081230elpepiult_1/Tes

  5. Gracias, Connie, también tendrí­a yo que poner poemas mí­os posteriores donde incluso creí­a que ´la poesí­a podí­a ser una suerte de comunismo poético. ¡Qué ingenuidad! Poemas escritos, claro, entre los 15 y 17 años, y de los que no me arrepiento.

  6. Por qué no? Fernando Ortiz es otro ejemplo ilustre. Sus tempranos escritos lambrosianos sobre los negros de Cuba -producto de su epoca- fueron una base necesaria para él darle la vuelta al asunto y dedicar su vida a dignificar la cultura afro-cubana.