La voz compañero en el español cubano
Boletí­n del Departamento de Lengua y Literatura Hispánicas
Número 5 año oct./nov./diciembre del 68
Escuelas de Letras y Periodismo Facultad de Humanidades
Universidad de La Habana

  • Posted on 2nd January 2010
La voz compañero en el español cubano Boletí­n del Departamento de Lengua y Literatura Hispánicas Número 5 año oct./nov./diciembre del 68 Escuelas de Letras y Periodismo Facultad de Humanidades Universidad de La Habana

En este boletí­n, poco conocido fuera de la Universidad de La Habana de la década de los  años 60, se publicó este artí­culo, La voz compañero, un analisis académico y polí­tico de la palabra compañero. Comienza diciendo : “Nuestro interés lo despertó sobre todo la voz compañero y sus cambios semánticos provocados por el influjo de la evolución polí­tico-social en Cuba a partir del año 1959.”

Este archivo tiene seis números de este boletí­n, todos de los años 1968 y 1969. En otra entrada, más adelante, espero poder “colgar” el número enero/junio del 69 (ahora semestral), sobre todo por su interés como ejemplo del diseño gráfico de la época. Por hoy, les adelanto este artí­culo.

Pulse aquí­ para leer La voz compañero en el español cubano.

This article has 3 comments

  1. Muy interesante el artí­culo, Connie.
    Recuerdo que en Cuba en los 60 se generalizó el uso de la palabra compañero, en la acepción que referí­a al “compañero de lucha” por no usar la palabra camarada, que era la que se veí­a traducida sobre todo de los libros soviéticos.
    Los desafectos a la revolución desde el principio comenzaron a rechazarla y para destacar que no se involucraban en lo que “pasaba en Cuba”y respondí­an airadamente cuando les decí­an compañero: ¡Compañeros son los bueyes!
    Más adelante, tal vez por los ochenta, a la gente en Cuba, cuando tení­an una pareja, sin contraer matrimonio, no les gustaba decir mi novio o mi novia y se comenzó a generalizar la palabra compañero, o compañera para hacer las presentaciones. Fue tal vez perdiendo un poco el significado que en los inicios de la revolución comenzó a tener la palabra.
    Se me ocurre pensar que si el rechazo inicial de algunos se expresó con la frase que aludí­a a los bueyes, más adelante se hizo más comun ( el rechazo) y se le fue cambiando su uso para referirse a las parejas de amantes.
    En mis últimos viajes a Cuba, he notado que ya la palabra compañero se usa menos y se emplea nuevamente con más frecuencia las palabras señor y señora.
    ¿Tendrá esto algún significado polí­tico y social? Me atrevo a aventurar que sí­

  2. Connie, me gustarí­a compartir este artí­culo con “compañeros”. Está de lo más interesante!

  3. Espero que un dia la palabra “compañero” sea rescatada como paso con la palabra “solidaridad” que los polacos nos la devolvieron renovada. Las dos son bellas palabras y no merecen la suerte que les toco en nuestro socialismo tropical…