P.M., Documental de Sabá Cabrera y Orlando Jiménez Leal
La Habana, 1961

  • Posted on 2nd October 2008

Ningún estudio de la historia cultural de Cuba, en el año 1961, estarí­a completo si no incluyera el  documental legendario P.M., realizado por Sabá Cabrera y Orlando Jiménez Leal. No intentaré relatar el complejo   caso y contexto de censura contra este cortometraje de unos 12 minutos. Resumiré  al decir que la supresión y censura contra el documental fue el punto clave en la trayectoria de lo que serí­a permitido, tolerado y promovido por parte del gobierno revolucionario en el campo cultural  y lo que serí­a expulsado del jardí­n. P.M. fue condenado por “burgués, diversionista,   y reaccionario”, entre otros pecados anti-revolucionarios y precipitó el cierre de  “Lunes de Revolución” (suplemento cultural del periódico Revolución),  y de buena parte de la vida nocturna de La Habana.

Lamentablemente, no he podido vencer los obstáculos técnicos que me impiden colgar la pantalla de YouTube en este blog. Aquí­ tienen eslabones para verlo en dos partes.

Parte 1
Parte 2

PD ya ha señalado cómo encontrar la copia más aceptable de PM que hemos podido conseguir.   Debo añadir que la copia llegó a YouTube por una amiga que tuvo la gentileza de traerla, donada por amigos cineastas jóvenes, cercanos a este blog.   Agradezco a EHB que también divulgue este documento tan problemático para los dirigentes de entonces y que es tan ingenuo para nuestros dí­as.

This article has 5 comments

  1. Este documental dio pie a la reunión de intelectuales y artistas, en la Biblioteca Nacional, de donde partió la consigna estalinista y amedrentadora de “Con la Revolución, todo; contra la Revolución, nada”. Cuarenta y siete años después, sólo vemos, en un breve y jacarandoso ensayo de “cine verdad” algo de lo que constituí­a la vida nocturna de La Habana: los bares del puerto, los de Marianao, el Chori, gente humilde en pleno jolgorio de evasión. Lo curioso es que todaví­a se sigue viendo lo mismo. El tipo que, ni muerto, deja caer el trago, el baile sensual, alcohol y alegrí­a ambigua. Pero ahora también se ve el alcohol, la sensualidad y la desesperación sin fin. En aquel tiempo, los juerguistas se podí­an comer una frita a la salida del club o del bar, ahora, ni de tiñosa. Gracias a tus amigos cubanos que te hicieron llegar la copia aceptable y qué bueno que PD lo incluya en sus recomendaciones. Yo, como Virgilio Piñera dijera en la reunión, sigo teniendo mucho miedo por lo que no se sabe…

  2. Nunca habia visto este corto, pero me pregunto que seria lo que los censores vieron cuestionable en el. Acaso envidia por la realizacion?

  3. Muchas, muchisimas gracias por el increible trabajo de compilacion de documentos que haces. El archivo de Connie va siendo ya algo imprescindible para los que, como yo, quieren o necesitan consultar informacion sobre la Cuba los ultimos cincuenta annos. Para mi ha sido, hasta ahora, una prodigiosa fuente de referencias. Muchas gracias otra vez. Saludos.

  4. Ernesto,
    ¡Gracias por tu nota! En un gran placer para mi. Me das fuerza y ánimo para seguir.

    Allan,
    Efectivamente, visto en el año 2008 es misterioso el porqué de la censura de este corto. Sólo con estudiar a las intrigas polí­ticas de la época es que se entiende. Para empezar, el corto no concuerda con la imagen de un pueblo guerrero y espartano, que la Revolución exigí­a.

  5. Vale la aclaracion, estas en lo cierto!